viernes, 11 de febrero de 2011

TRISTAN E ISOLDA / WAGNER Y MATHILDE


Esta semana pasada regresaba a la música Clásica de la mano de Richard Wagner y su obra "Tristán e Isolda".Mientras me dejaba llevar por sus notas musicales decidí hacer un repaso de esta leyenda; fuente de inspiración del compositor alemán.
"Isolda era hija del Rey de Irlanda,mientras que los padres de Tristán eran el Rey de Lyonesse y Blancaflor hermana del Rey Mark de Cornualles.
El Rey Mark tenía un trato con Irlanda mediante el cual hacía entrega de seiscientos jóvenes al monarca irlandés.Pero un año se niega a efectuar la entrega y a cambio Tristán tiene que luchar con Morholt un guerrero irlandés al que vence ,pero Tristán queda herido por una jabalina envenenada.
Creyéndole incurable es abandonado en una barca y encontrado en Irlanda dónde es llevado a Palacio y curado por la madre de Isolda la cual averigua que fue Tristán quien dió muerte a su tío Morholt.Viendo su vida en peligro Tristán regresa a Cornualles.
Con el tiempo el Rey Mark decide casarse con la bella Isolda y manda a su sobrino a buscarla.La madre de Isolda entrega a la sirvienta de esta un bebedizo que deben beber los esposos durante la noche de bodas pero durante el regreso a Cornualles movidos por la sed lo beben Tristán e Isolda y a partir de ahí quedaran profundamente enamorados.

Durante la noche de bodas será la sirvienta quien ocupe el lecho del Rey Mark para evitar las sospechas.A partir de ahí fueron muchas las tretas que urdieron los amantes para que no se enterara el Rey y aunque varias veces fueron traicionados consiguieron sobrevivir incluso de morir en la hoguera huyendo al bosque.
Allí los encontrará el Rey y los ve dormir separados por la espada de Tristán la cual es sustituida por la del Rey el cual coloca un anillo en el dedo de Isolda.Ante la generosidad del Rey,ambos vuelven a Palacio y Tristán se va al exilio intentando olvidar a Isolda de los rubios cabellos casándose con otra Isolda de blancas manos.
De nuevo Tristán que no puede olvidar a la irlandesa es herido de muerte en combate y pide a un amigo suyo que vaya a buscarla.Quedan en que si consigue traerla izará una bandera blanca y de lo contrario una negra pero la Isolda de blancas manos se enterará de todo.
Todos los días Tristán pide que se vigile el mar y cuando llega el barco Isolda de blancas manos le miente diciendo que trae vela negra muriendo este.Isolda de los rubios cabellos se entera de todo y se acuesta al lado de Tristán entregando también su alma."

Pero además de la leyenda todo hacía suponer que una musa le ayudó a componer esta obra y es que curiosamente mientras Wagner componía la parte de "Tristán"se había tomado la molestia de componer la música para una serie de poemas escritos por la joven señora Mathilde Wesendonck a quien se comparó con Mme. Bovary.Curiosamente Mathilde escribiría su poema "El Angel" sobre la aparición de Wagner en su vida:

En los primerísimos días de mi infancia
A menudo oía unos ángeles que decían
Que abandonarían la maravillosa felicidad del Cielo
A cambio del sol de la tierra.

De igual modo cuando un corazón desesperado
Esconde al mundo su sufrimiento,
Cuando silenciosamente empieza a sangrar
Y se deshace en mares de lágrimas,

Cuando ardientemente comienza a rezar
Para quedar liberado de su desgracia,
Entonces, su ángel desciende junto a él
Y dulcemente le transporta hasta el Cielo.

Junto a mi también ha descendido un ángel,
Y sobre sus centelleantes alas
Transporta, alejándola de toda pena,
Mi alma hacia el recinto celestial.

Una tarde de febrero de 1852 Wagner y Mathilde se han encontrado en casa de un amigo y se han mirado mientras hacían los brindis de costumbre. También han bebido el filtro de la música y la mirada de la joven Mathilde ayudará al genio creador a lo largo del difícil viaje que se predice,hasta llegar a la cumbre de su inspiración musical.Entre 1854 y 1856 se trata de la composición de "La Walkyria" en la que la complicidad de Mathilde se muestra de forma más evidente:el esbozo de la composición de los primeros compases del preludio se halla recubierto de anotaciones y abrevaciones que rinden homenaje a su creciente amor por Mathilde.

Aunque ambos estaban casados Mathilde desempeñó un importante papel en la vida del compositor coincidiendo los años en que fueron amantes con la época más creativa de Wagner.La propia Mathilde se hacía llamar en algunas cartas Isolda.

Con el tiempo ambos matrimonios entrarán en crisis y a partir de ese instante comienza una larga y hermosa correspondencia ya evocada entre Richard y Mathilde convertidos en el Tristán e Isolda de la literatura cuya plenitud del amor sólo podrán conseguir en más allá.
Cuando aparece Cosima hija de Franz Litsz ,Wagner se enamora y se casa con ella dejando a Mathilde que escribirá este poema:

Dí ¿por qué esta separación amarga?
Te llevas contigo toda mi felicidad.
¿Debo soportar yo el peso para ahorrártelo a ti?
¡Antes deja que vuelva a ser la que era!

Devuélveme la paz tan pura
Que tu mirada robó de mi interior:
A aquélla de quien ha huido la felicidad del amor,
Evítale también la pena del amor

Tú me diste acceso a las alegrías del cielo
Mediante un santo beso;
¡Ay! Se convirtió en la fuente de las lágrimas
Que ya nunca podré dejar de verter

¡Oh! Que nunca en los lejanos años
Mi imagen aflija tu espíritu:
Que no llegues a dudar nunca
De lo ardientemente que te he amado.

Suplico al cielo que vierta sobre tu cabeza
Mis más abundantes bendiciones;
¡Suspiro para que se me escuche pronto
Por una tumba solitaria y tranquila!

Parece ser que Mathilde siempre quiso al compositor y un año después de la muerte de este le escribió este poema:

Érase una vez dos corazones valientes
Dispuestos a compartir alegría y dolor
No se sabe como llegó a ocurrir
Pero la paz se desvaneció.
Su amor era cada día más ardiente
Pero cuanto más se amaban
Más les separaban.
Cada uno ocultó al otro la profunda herida de su corazón
Y cada uno sabía que el otro no se había curado.
El Destino, grande y poderoso, separó por fin a los amantes
Pero quiso que permaneciesen unidos en la muerte.
En la profunda paz de la muerte,
Ella se encuentra acostada a sus pies.
Y él no puede apartar los ojos de su mirada
Que es tan tierna.

Para terminar "Tristán e Isolda" dirigido por Zubin Mheta.

7 comentarios:

MORGANA dijo...

Yuri,no sabía la verdadera historia de este gran compositor.Una hermoso amor,sin duda.
Gracias por tan bella entrada.
Besos.

Fidel dijo...

bellísimas historias, tanto la de Wagner y Matilde como la de Tristan e Isolda. Nada sabía de Wagner salvo que su música tiene una fuerza extraordinaria y que la única Opera a la que he asistido en mi vida fue escrita por él El anillo de los Nibelungos, me ha gustado que trajeras esa lejana noche a mi recuerdo.

Yuri Zhivago dijo...

Morgana ,decirte que sigo sin poder entrar en tu Blog.
Fidel la vida es Wagner es muy interesante y no menos la de Mathilde así que te recomiendo si tienes tiempo la lectura de la correspondencia entre ambos.
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Magna entrada la de hoy, Yuri y magnífica. Siempre me he sentido kuy atrído por la historia de tristán e Isolda y contgio la he llegado a conocer mejor así que te lo agradezco. El mundo de la poesía se ha nutrido siempre de la historia de estos dos amantes. Maravillosa la obra de Wagner.

abril en paris dijo...

Amores desesperados que inspiran grandes composiciones..Y las biografias nos enseñan además que hay mucho romanticismo en la historia. La música de Wagner es grandiosa.
Muy bien documentada ésta leyenda.

Un besito :-))

MORGANA dijo...

Tienes un regalo en mi laberinto.
Besitos.
Yuri,vete a google y pones http://masalladelaberinto.blogspot.com
Besos

ethan dijo...

Muy buena entrada. Me ha recordado las cuatro magníficas horas de ópera (se pasaron volando) de hace dos años cuando se estrenó aquí esta magnífica obra de Wagner.

TWITTER

Infobolsa -> IGoogle --> Ibex35

DIRE STRAITS