viernes, 28 de febrero de 2014

MANHATTAN -Woody Allen (1979)


"Qué maravilla ,esta es una gran ciudad.No me importa lo que opinen los demás.¡Es tan extraordinaria!".
Parece ser que Woody Allen se inspiró en el cuadro que pintó Edward Hopper "Puente de la calle 59"en 1913 para el encuadre de esa escena que ha pasado a la historia del cine.Al igual que el puente de Hopper este se difumina entre la niebla mientras poco a poco va amaneciendo y los protagonistas Allen y Diane Keaton empequeñecidos ante la magnitud del puente de Queensboro, la farola y el banco sintetizan la belleza del paisaje urbanístico newyorkino y para dar más romanticismo , de fondo suena "Someone to watch over me" de George Gershwin.



Creo que esta escena nos trasmite toda la esencia de la película,el amor por la ciudad adornado con una inigualable visión romántica en que dos enamorados acaban juntos la noche viendo amanecer.Seguramente, el puente podría servir como símbolo del amor que unirá en un futuro la orilla de estos dos seres humanos pero finalmente ,nada permanece eternamente y los puentes que aparentemente parecen los más sólidos son los primeros en desvanecerse en la niebla espesa de la ciudad que nunca duerme.
Y es la propia ciudad la protagonista  -al igual que en la novela de John Dos Passos-de esta película,sus calles,sus rascacielos,sus museos,el ajetreo de sus gente,sus tiendas de fruta a la aire libre,los taxis ,los puestos de perritos calientes,sus parkes y sus famosos restaurantes porque los personajes y sus historia son el complemento que junto con los diálogos del propio Allen y Marshall Brickman la hacen inigualable.


Además de Allen como (Isaac Davis) y Diane Keaton como (Mary )acompañaran en el reparto las jovencísimas Mariel Hemingway como (Tracy) y Meryl Streep como (Jill) y Michael Murphy como (Yale).
Isaac de 42 años mantiene una relación con la joven Tracy de 17 años  que el mismísimo Nabokov  hubiera admirado.Por otro lado Yale- muy amigo de Isaac- a pesar de estar casado tiene una aventura con Mary de Filadelfia y conservadora y ambos van de intelectuales.
Yale se plantea el eterno problema de dejar a su mujer para irse a vivir con su amante y así se lo comenta continuamente a su amigo Isaac pero por otro lado teme romper su matrimonio y parece sentirse cómodo llevando esa segunda vida.
Mientras, Isaac anima a la joven Tracy para que se vaya a estudiar a Londres aunque ella quiere renunciar para no alejarse de él aunque esté perdiendo pelo , audición en alguno de sus oídos y le guste ponerse el traje de bucear cuando le habla de hacer el amor de manera diferente.



La intelectual Mary comienza a plantearse si realmente funciona su relación con Yale a la vez que conoce a Isaac que acabará enamorándose de ella y dejando a la joven Tracy mientras las lágrimas caen por sus mejillas saboreando un batido en la escena más triste y a la vez más dulce de la película.
No podemos olvidar que Isaac estuvo casado con Jill con la que tiene un hijo y esta finalmente le dejó por una mujer a la que casi atropella Isaac .Jill se propone publicar un libro sobre la relación entre ambos



Parece que la música , el puente y el romántico amanecer van a consolidar el amor entre Isaac y Mary pero nada más lejos de la realidad puesto que finalmente esta se dará cuenta de que sigue enamorada de Yale y volverá a su lado obligando a este y a su flamante nuevo coche a abandonar a su mujer la cual culpará a Isaac de haber presentado Mary a su marido.
Isaac meditará lo que ha pasado en los últimos días e intentará recuperar su verdadero amor, la mujer con la que ha pasado los mejores momentos de sus vida, a la joven Tracy que representa la inocencia y el amor incondicional pero...¿llegará a tiempo?.


 Y  es que la vida merece ser vivida por ver películas como esta y por:
"Que hay cosas que hacen que la vida merezca la pena vivirse. Por ejemplo, Groucho Marx y Willie Mays; y el segundo movimiento de la Sinfonía Júpiter; y la grabación de Potatohead blues por Louis Amstrong y las películas suecas; y La educación sentimental de Flaubert; y Marlon Brando y Frank Sinatra, las fabulosas manzanas y peras de Cézanne, los cangrejos de Sam Wo, y el rostro de Tracy..."



Estaba tan concentrado que casualmente me he dado cuenta que la película era en blanco y negro cuando sacaba las fotografías para este post. 
Para finalizar Rhapsody in Blue de Gershwin.     ).

6 comentarios:

abril en paris dijo...

Me encanta ésta peli y Manhattan, es decir "el de verdad" la isla, o mejor dicho Nueva York, el de Woody Allen.En B/N o en color.Creo que ya he estado allí acompañada por Gershwin;su rapsodia es un prodigio.Pero ésto creo que ya lo sabes.

Saludos in blue

Marcos Callau dijo...

En efecto, es una obra maestra. No sabía lo de la influencia de Edward Hopper pero teniendo en cuenta que ha influido a toda la historia del cine con su estilo pictórico pues, no me extraña. Y al ver al obra que dices, no tengo ninguna duda. Sin duda, Woody Allen se inpira en Hopper. Estupenda reseña, Yuri. Abrazos.

Luna Llena dijo...

Una obra maestra sin duda alguna. El mejor Allen, el que admiraba sin dudas. Ahora, desde hace años, las cosas han cambiado desde mi punto de vista.

Parece clara esa inspiración en el cuadro de Hopper pero lo desconocía.

Pues coincido con tu selección de obras por las que, entre otras cosas, merece ser vivida. Excelente final de tu reseña

Un abrazo!!

Yuri Zhivago dijo...

No concibo un Nueva York lejos de las películas de Woody Allen creo que nadie como él en el cine ha sabido mostarnos el alma de esta ciudad.
Un saludo Abril

Yuri Zhivago dijo...

Yo tampoco conocía esa pintura de Hopper Marcos pero me alegro que inspirara esa inolvidable imagen.
Un abrazo.

Yuri Zhivago dijo...

Gracias Luna,yo sigo admirando a Allen al menos su cine.En el terreno personal hace tiempo que decidí no interesarme demasiado por las vidas de los artistas cuyas obras admiro.
Un saludo.

TWITTER

Infobolsa -> IGoogle --> Ibex35

DIRE STRAITS