lunes, 25 de marzo de 2013

Las Lecturas del Club Pío Baroja: CASA DE MUÑECAS-H.Ibsen-


"Nora:
La pura verdad, Torvaldo. Cuando vivía en casa de papá, él dictaba las ideas y yo solamente las seguía. Y si no estaba de acuerdo, me callaba la boca, porque no le hubiera gustado.
 A él le encantaba llamarme su muñequita y jugar conmigo, como yo jugaba con mis muñecas. Y cuando me mudé a tu casa...
Helmer:
Esa no es manera de hablar de nuestro matrimonio.
Nora:
(Imperturbable)
Está bien, cuando papá me entregó en tus manos...  arreglaste todo a tu gusto,
y yo adapté el mío al tuyo... O a lo mejor lo fingí, no sé. Probablemente una mezcla de las dos
cosas. Ahora miro para atrás y siento que tuve una vida de mendigo: viví al día, de hacer piruetas para ti, Torvaldo. Pero eso es lo que tú querías. Tú y papá· me hicisteís un daño muy grande.
 Los dos sois culpables de que yo nunca haya llegado a ser nada."

 Hacía unos años que no leía teatro.Conocía"Casa de muñecas" porque me da la impresión de que es una de las obras de teatro más leída ,representada y actualizada de las que conozco y nada sabía de su autor Henrik Ibsen .Pero lo más sorprendente ,fue al acabar de leer la obra y buscar la biografía del autor para comprobar sorprendido que Ibsen la estrenó el 21 de diciembre de 1879 en el Teatro Real de Copenhague.
Quedé sorprendido de que en esa época alguien escribiera una obra en la cual la mujer abandona el hogar conyugal por la insatisfacción que siente y además lo hace sin siquiera despedirse de sus tres hijos.
Desde su lectura Nora se ha convertido en mi heroina particular en la literatura por encima de Emma Bovary,Anna Karenina o Lady Chatterley por poner unos ejemplos.
Nora llega a casa envuelta en regalos para celebrar La Navidad,esas navidades serán diferentes pues su marido Trovaldo Helmer ha sido nombrado director de un banco lo que supone una gran mejora económica.
Nora parece feliz con su marido y sus tres hijos aunque dentro de la casa no desempeña una función relevante .Es una "Ardilla" "Alondra" o un "dulce pajarillo" en palabras de su marido y que baila maravillosamente a los ojos de este llegando a esconder  incluso el pequeño cucurucho con almendras para que no la vea comerlas.
 Nora es la única que se preocupa por los demás y así se lo confiesa a Cristina su amiga intima que regresa diez años después y tras haber perdido a su marido.A su amiga le confiesa que falsificó la firma de su padre para salvar la vida de su marido y poder cobrar un dinero para trasladarlo a Italia dónde el clima beneficiaría su salud.

Aparecerá Krogstad el hombre que facilitó la suma de dinero a Nora.Hombre con un oscuro pasado  y que ante la amenaza de ser despedido del banco cuyo director es el marido de Nora,amenazará a esta con hacer público el documento con la firma falsificada por esta y que Krogstad conserva.
Nora teme que su marido descubra el secreto pero está convencida de que de ser así se producirá un "milagro" que este dará la cara por ella incluso pensará en el suicidio para que este no cargue con la culpa.Pero Trovaldo lejos de entender que lo hizo por él ,sólo piensa en su prestigio y ya no el su "alondra" ni su "ardilla" ahora es una mala madre a la que debe apartar de la educación de sus hijos y con la que compartirá casa solamente por las apariencias.
De golpe el mundo que Nora había construido ,se derrumba ,es como si de repente madurara,máxime cuando Krogstad quizás llevado por el amor que siente por Cristina  a pesar de que esta le abandonó por otro hombre con dinero,devuelve el documento con la firma falsificada a Nora y su marido al ver desaparecer el peligro que amenazaba su prestigio recupera el tono meloso hacia ella pero ya es demasiado tarde:
Helmer:
No puedes abandonar tu casa, tu marido, y tus hijos!.Qué crees que va a decir la gente?
Nora:
No puedo pensar en esos detalles. Sólo sé que es indispensable para mí.
Helmer:
Pero qué infame! .Como  vas a traicionar así los deberes más sagrados?
Nora:
¿A qué llamas tú los deberes más sagrados?
Helmer:
¿No tienes acaso deberes para con tu marido y tus hijos?
Nora:
Tengo otros deberes igual de sagrados.
 Helmer:
 No, no tienes. ¿Qué otros deberes puedes tener?
Nora:
Mis deberes conmigo misma.
Helmer:
Ante todo sois esposa y madre.
Nora:
Ya no creo en eso. Ante todo soy un ser humano, igual que tú. O, al menos, debo intentar serlo.
Sé que la mayoría de los hombres te van a dar la razón, y que algo así está escrito en los libros. Pero ahora no me puedo conformar con lo que dicen los hombres y los libros. Tengo que pensar por mi cuenta en todo esto y tratar de entenderlo.
Con el acto de marcharse alcanza un grado de libertad que ningún personaje femenino había alcanzado anteriormente en la literatura,y es ese acto de libertad el que me ha llevado a dedicar esta canción de Matt Monro para Nora.).


2 comentarios:

cristal00k dijo...

Aún sin dejar huella, siempre estamos :)
Nora, también es una de mis heroínas preferidas.

Felices días. Yuri.

Yuri Zhivago dijo...

Al menos mientras alguien nos siga recordando.
Saludos Cristal.

TWITTER

Infobolsa -> IGoogle --> Ibex35

DIRE STRAITS